domingo, 10 de abril de 2011

"Lo que no se nombra" de Gabriela Margall

El libro está ambientado en la primer década del siglo XX, si mal no recuerdo 1906 o 1907, en la ciudad de Buenos Aires, capital de lo que era una Argentina de prosperidad en el campo y sobre todo en la ciudad, una Argentina que de tantas posibilidades de trabajo atraía inmigrantes de todos lados, básicamente de España e Italia, una Argentina cuyas clases ricas eran MUY ricas en contraposición con las clases pobres y se construían palacios, casas en el campo y demás lujos.

Victoria es una muchacha perteneciente a esas familias, los Serment Lezama, y vive en un palacio enorme, que la abruma e intimida. Se trata de un personaje tímido, casi da la idea de "pequeñez" o de encogimiento, idealista, que no vive ni casi habla por sí misma, pues su padre es un padre ausente y su madre, que exige a sus hijos la llamen "madame", le marca todos los pasos que debe dar y la controla insoportablemente.

El doctor Federico Elisalde proviene de una familia pobre que viajó desde Portugal una generación atrás y vivió en un conventillo, por lo cual sabe lo que es la pobreza y la desigualdad y su posición política tiende al socialismo. No obstante su familia ha hecho una pequeña fortuna con la fabricación de calzados para las clases elegantes e intenta hacerse un sitio en la cerrada clase gobernante, enriquecida desde hace muchísimo antes.

Sus orígenes son los mismos, la inmigración, con tan sólo unas cuantas décadas de diferencia. Pero para madame Serment Lezama, eso es una diferencia abismal. Para las demás damas de Buenos AIres, es un entretenimiento de lo más pacato encontrarle una esposa al apuesto doctor Elisalde, y una desesperación para sus hermanas.

Una hermosa historia de amor, en la cual Victoria aprende a vivir por sí misma, a sentir, a separarse de la simbiosis que formaba con su madre y romper el molde convenido. Una bellísima trama en la cual Victoria aprende a escribir su propio destino y Federico a amar.

Personalmente, me ha parecido una novela excelente. Muy bien escrita, y bien detalladas las situaciones. Los personajes están perfilados lo necesario como para delinear en la cabeza del lector un modelo que se ajuste a la idea de la escritora, lo mismo que los contextos materiales, las habitaciones o el parque Tres de Febrero. Por cierto, me encantan el señor Lipinsky y la contrariedad, como así también la hermana de "madame". Me gusta la idea del carnaval y Mar del Plata, me habría gustado formar parte de una familia patricia y participarr de ese ambiente, de estar en el ma y estar con un hombre en un cuarto mientras llueve.

Agradezco a la escritora por haberme deleitado con una historia tan buena. Lo único que tienen de malo los libros es que en algún momento se terminan y cuando uno quiere releerlos, ya sabe cómo terminan.

2 comentarios:

Romina Demicheli dijo...

La verdad que sí es una linda historia. Me gustó mucho cuando la leí. Gaby tiene un talento especial para deleitarnos con los romances más lindos del siglo XIX o principios del siglo XX, como en esta novela. Buena Reseña.

SoniaAle dijo...

Gracias por comentar, y qué bueno que te haya resultado buena la reseña!

Realmente, es cierto lo que decís de Gabriela Margall, y ciertamente éste es el libro de ella que más me ha gustado. Me pareció hermoso, desde todo punto de vista posible!