jueves, 28 de abril de 2011

"La pequeña Fadette", de George Sand

Bueno, resultó ser que no. No perdí la capacidad de devorar libros. Simplemente, mi velocidad para concluír una lectura depende de qué tanto placer me provoque la misma. Peronalmente, me siento feliz de seguir siendo la misma come-libros de siempre. Y éste libro lo devoré, más allá de que no es una lectura extensa.

Lo compré porque había visto anteriormente la película, y es la primera novela que leo de la autora (George Sand era su seudónimo). Felizmente lo conseguí a un excelente precio, y una edición de la época de la dictadura, con dedicatoria y todo en la primer hoja. Muy interesante (me gustan los libros usados, la posibilidad de que otras personas antes que yo hayan "vivido" el libro).

La verdad me ha encantado; se nota que la autora era, a pesar de cómo la dejó [mal] parada el cine, una mujer de gran intelecto y mucha penetración en la espiritualidad de las personas, y que sobre todo, imagino que debía de tener en claro cuáles eran los valores que hacían a una buena persona.

Es una historia romántica y muuuuy tierna, sin el más mínimo asomo de sexo, como se ha puesto de moda ahora. Los personajes están estupendamente delineados, uno entiende en los párrafos exhaustivamente descriptivos y en las acciones de los mismos cómo es cada humano de la trama, pero no puede predecir demasiado cómo actuará. La novela también nos enseña contra los prejuicios y sobre el verdadero amor.

Les hago una breve reseña sobre de qué trata: en el campo, en Francia, nacen dos mellizos, Landry y Silvynet. Ambos crecen muy unidos, demasiado, de manera que cuando Landry es adolescente y parte a trabajar a otra granja, comienza a vivir con otras personas y a tener otros amigos. Ésta situación provoca los celos enfermizos de su hermano Silvynet, a quien desde siempre se mimó más y se le tuvo más consmiseración, con la consecuente construcción por su parte de un carácter dependiente y egoísta. Mientras Landry se enamora y sigue queriendo a su hermano como un hermano, Silvynet enferma, y el muchacho debe cargar no sólo con la preocupación por su mellizo, sino con los problemas que le acarrea su relación con la pequeña Fadette, una muchachita pobre, sin gracia, y un poco "brujita".

Haciendo un paréntesis, puedo decir que la película es bastante fiel al libro, salvo en la época (el libro es de mitades del siglo XIX y la película está ambientada a principios del siglo XX) y en el final, que prácticamente podrían haberlo hecho al pie de la letra según la escritura de George Sand, pero bueno, los guionistas decidieron darle otra vuelta de rosca y acabar en el mismo camino que ella.

En fin, altamente lo recomiendo si buscan una historia romántica y tierna. Obviamente al estilo decimonónico, pero sigue siendo romántica y me ha enternecido. No lo duden!

No hay comentarios: