viernes, 15 de abril de 2011

(Breve) compendio para un óptimo viaje en colectivo.

N.d.A. 1º: el siguiente artículo no intenta ofender por medio de la etiquetación errónea, puesto que sus objetivos son a) ofrecer consejos útiles al pasajero y b) causar mínimamente una risa interna en el lector.

N.d.A. 2º: favor de no considerar que la autora de la presente tiene un severo caso de obsesión por los colectivos y temáticas subyacentes. Simplemente, tras cuatro años de realizar al menos dos viajes semanales de alrededor de cuatro horas entre ida y vuelta, tarde o temprano uno siente que quiere escribir algo al respecto .

1) Si le implica el mismo esfuerzo aguardar su transporte en la parada nº 5 que en la nº2, sepa que tiene más probabilidades de encontrar asiento en la nº2.

2) Siempre vaya a la parte trasera. En el 90% de los casos, la visión externa del vehículo que nos hace pensar “¡uy, está hasta las manos!” es una mera ilusión, y siempre habrá un hueco para Ud.

3) Si el viaje es de provincia a capital, o viceversa, es más probable que de la mitad del vehículo hacia delante algún lugar se libere antes de cruzar cualquier puente conector.

4) Nunca acapare el espacio del pasillo con pasajeros inmersos en lecturas, música o un sueño en fase REM. Y si su destino de Ud. es la universidad, tampoco acapare asientos de jóvenes en edad de merecer o con carpetas A3, A4, 35 X 50, tableros o maquetas (si tienen un folio o un rollo con la inscripción “EL POLI”, entra dentro de la categoría). Todos ellos tienen el mismo destino que Ud., la única diferencia radica en que las posaderas de ellos están afortunadamente ubicadas y las de Ud. no.

5) Si usted es mujer: así como hay muchos caballeros que gentilmente le cederán el asiento cuando alguno se libere, hay muchas mujeres entre 50 y 60 años que gustosas se meterían en una pileta de barro con Ud. para luchar por dicho asiento. Intente identificarlas, mayormente por su rostro o maneras, y no lo dude: ALÉJESE DE ELLAS.

6) Ubicación estratégica: por cuestiones de probabilidad, si nos ubicamos en el espacio de pasillo correspondiente a un solo asiento, cuando éste se libere, obtendremos un solo lugar. Por la misma razón, si localizamos un grupo de dos o más personas sentadas, cuando desciendan del transporte, es altamente probable que se consigan como mínimo dos asientos. Es así que la mejor ubicación para aguardar de pie es el ángulo entre un asiento doble y los últimos asientos del colectivo, pues como mínimo se siguen teniendo dos oportunidades y como máximo, unas seis o siete.

7) Si eligió aguardar a que una pareja de tortolitos desocupe sus lugares, su razonamiento es lógico puesto que son dos potenciales asientos, pero le recomiendo que lleve con Ud. un fidedigno equipo de música para una apropiada aislación acústica. Por mucho que lea todos los carteles a través de la ventanilla, los ruidos constantes de succión restarán confort a su viaje.

8) Si usted se guía a rajatabla por las reglas de correcta urbanidad, y tiene sueño o viaja con peso, no se siente en los asientos delanteros. Viajará pendiente para ceder el asiento y terminará con la nariz pegada a la máquina expendedora de boletos.

9) Si su viaje atraviesa sectores que constituyen importantes polos obreros, no espere que un caballero vestido de obrero descienda antes de dicho punto. Por el mismo motivo, si atraviesa un importante centro de oficinas o de trasbordo, note que un caballero de traje o un individuo con maletas no se bajará antes de dichos sitios.

10) Siempre tutee al pasajero. Las personas jóvenes no se ofenderán con Ud. y las de edad avanzada se sentirán halagadas.

11) Si Ud. es el afortunado que posee asiento, sepa que las personas correctas para ceder el asiento son:

- embarazadas (verificar observando en detalle si efectivamente se trata de un embarazo y no de sobrepeso)

- personas con bebés/infantes/niños pequeños

- personas que evidentemente tienen una edad avanzada que lo amerite (señales reconocibles: lentitud al caminar, aspecto del rostro, piel manchada y sumamente transparente en las manos)

- y personas con cargas pesadas que no tienen posibilidad alguna de apoyarlas.

12) Si Ud. está sentado y salvo que sea necesario, no haga amagues de que va a bajarse. Ejemplos: ponerse el abrigo y cerrarlo y ceñirse la bufanda, acomodarse demasiado la mochila/cartera, guardar los auriculares, agarrarse del asiento de adelante: es bastante frustrante para quien espera ocupar su asiento creer que ha tenido un golpe de suerte y finalmente descubrir la cruel realidad.

13) Por favor no grite hablando por celular si no es necesario. Y si quiere escuchar música, use auriculares. Tanto si se trata de Mario Luis como de Mozart, todos tenemos nuestros gustos y es una falta de respeto hacia los demás pasajeros. Incluso si es Ud. el padeciente, puede pedir amablemente al musicalizador desautorizado que emplee auriculares, probablemente acceda. Intente que no cuesta nada.

14) La honestidad es nobleza y la nobleza es una virtud. Es un despropósito simular interés por una persona que no nos importa en realidad, sobre todo cuando se trata un conocido antiguo que tan sólo lo vio a Ud. adelante en la fila y aprovechó la oportunidad. Dígale “voy a leer”, “voy a dormir” o “voy a escuchar música”, o siéntese solo, y listo.

A continuación, y para finalizar, una serie de acciones directas que debería evitar el viajero que desea no quedar en ridículo frente a los restantes pasajeros, como le ha sucedido a la autora del presente artículo:

- Abordar el colectivo con un ágil salto de gacela: puede que pise mal y caiga sonoramente, con posteriores moretones e hinchazones.

- Practique el dormir con la boca cerrada: puede terminar reposando en el ángulo entre la ventana y el asiento boqueando como un pez en su pecera, o derramando baba como si Ud. fuera una fuente de almíbar.

- Controle su aparato respiratorio periódicamente y cuídelo: podría acabar soltando accidentalmente un ronquido fuerte en medio del más profundo sueño, justo al lado de un apuesto joven en edad de merecer, vestido de traje.

- Verifique todas las señales de ancianidad expuestas anteriormente: si un hombre tolera llevar de pie un porta herramientas, las arrugas en su rostro lógicamente son hereditarias o consecuencia de un estrés severo, y no indicadores claros de vejez.

- Evite viajar con, o asegúrese de poner a buen resguardo, objetos delicados: puede que a una persona dormida a su lado se le resbale la mano apoyada en el asiento delantero y caiga sobre su trabajo de Dibujo del CBC, consistente en figuras en arcilla que le llevaron cuatro horas de ardua labor.

- Si Ud. es mujer, no deje de reaccionar si un especímen de sexo masculino se comporta indecorosamente hacia Ud. Si un hombre pasa un brazo por detrás de su asiento y baja la mirada, no está admirando la tela de su remera, sino disfrutando de una espléndida panorámica de su escote, e intentando importunarla.

- Repito nuvamente: aléjese de las damas que parecen desesperadas por un asiento. Puede que cuando Ud. se siente finalmente en el asiento que le corresponde por derecho, una vieja que perfectamente puede viajar parada se le siente encima y nunca pida disculpas siquiera por haberle robado descaradamente.

Asi que, saludos, y Bon Voyage :D

2 comentarios:

Anónimo dijo...

tampoco hay que confiar demasiado en que otra persona va a cambiar de posición, tal vez no lo haga y una termine viajando abrazada a una chica desde plaza italia a aeroparque porque "si no te movés al principio después ya se siente desubicado". ah, y si un loco sentado en el asiento de adelante te pide que le des la mano podría no darte un mero apretón de mano sino quedarse acariciando la tuya. también hay que evitar hacer contacto visual con las viejas con cara de protestonas, porque disfrutan esparciendo su infelicidad por el mundo.
lu

SoniaAle dijo...

Nooo te la puedoooooo

Lo de la chica lo sabía jajajaj.

Hay viejas que son terriblemente asquerosas, las odio.