jueves, 28 de abril de 2011

"La pequeña Fadette", de George Sand

Bueno, resultó ser que no. No perdí la capacidad de devorar libros. Simplemente, mi velocidad para concluír una lectura depende de qué tanto placer me provoque la misma. Peronalmente, me siento feliz de seguir siendo la misma come-libros de siempre. Y éste libro lo devoré, más allá de que no es una lectura extensa.

Lo compré porque había visto anteriormente la película, y es la primera novela que leo de la autora (George Sand era su seudónimo). Felizmente lo conseguí a un excelente precio, y una edición de la época de la dictadura, con dedicatoria y todo en la primer hoja. Muy interesante (me gustan los libros usados, la posibilidad de que otras personas antes que yo hayan "vivido" el libro).

La verdad me ha encantado; se nota que la autora era, a pesar de cómo la dejó [mal] parada el cine, una mujer de gran intelecto y mucha penetración en la espiritualidad de las personas, y que sobre todo, imagino que debía de tener en claro cuáles eran los valores que hacían a una buena persona.

Es una historia romántica y muuuuy tierna, sin el más mínimo asomo de sexo, como se ha puesto de moda ahora. Los personajes están estupendamente delineados, uno entiende en los párrafos exhaustivamente descriptivos y en las acciones de los mismos cómo es cada humano de la trama, pero no puede predecir demasiado cómo actuará. La novela también nos enseña contra los prejuicios y sobre el verdadero amor.

Les hago una breve reseña sobre de qué trata: en el campo, en Francia, nacen dos mellizos, Landry y Silvynet. Ambos crecen muy unidos, demasiado, de manera que cuando Landry es adolescente y parte a trabajar a otra granja, comienza a vivir con otras personas y a tener otros amigos. Ésta situación provoca los celos enfermizos de su hermano Silvynet, a quien desde siempre se mimó más y se le tuvo más consmiseración, con la consecuente construcción por su parte de un carácter dependiente y egoísta. Mientras Landry se enamora y sigue queriendo a su hermano como un hermano, Silvynet enferma, y el muchacho debe cargar no sólo con la preocupación por su mellizo, sino con los problemas que le acarrea su relación con la pequeña Fadette, una muchachita pobre, sin gracia, y un poco "brujita".

Haciendo un paréntesis, puedo decir que la película es bastante fiel al libro, salvo en la época (el libro es de mitades del siglo XIX y la película está ambientada a principios del siglo XX) y en el final, que prácticamente podrían haberlo hecho al pie de la letra según la escritura de George Sand, pero bueno, los guionistas decidieron darle otra vuelta de rosca y acabar en el mismo camino que ella.

En fin, altamente lo recomiendo si buscan una historia romántica y tierna. Obviamente al estilo decimonónico, pero sigue siendo romántica y me ha enternecido. No lo duden!

martes, 26 de abril de 2011

"La casa", de Manuel Mujica Lainez

Ay, mi Dios. No sé cuál es el motivo, pero se me ha ido el fervor por "comerme" los libros. No sé si es porque pasé a una etapa diferente de mi existencia, en que el tiempo libre que tengo lo dedico a otras cosas (producción de objetos), o porque a la hora de dormirme me gusta más escribir en mi diario íntimo y hasta por ahí, porque en la cama casi me desmayo de sueño y se me impide tragarme un gran número de páginas, la cuestión es que ya eso no pasa. Las épocas de comer literatura son pasado para mi, y ahora tardo mucho en acabar un libro.

Sobre lo que sí tengo certeza es que me gusta acabar un libro comenzado, por más aburrido que me resulte, pero que ese adjetivo ralentiza mi lectura. Y la lectura de éste libro se ha ralentizado notablemente.

El estilo de Manuel Mujica Lainez me resulta poético y me da gusto, pero da demasiadas idas y vueltas. A nivel trama eso es interesante, pero el delineado de un personaje recién logré hacerlo tras leer varias idas y vueltas, no se consigue leyendo un único párrafo exhaustivamente descriptivo.

La trama del libro es aburrida, pues trata de una Mansión decimonónica perteneciente a una familia de alcurnia, y es la casa la narradora, en primera persona, de los acontecimientos que ha vivido, de sus compañeros (las estatuas, los cuadros, los tapices, los fantasmas), y de las personas que la habitaron. Pero repito, los personajes de sus últimos años parecen ir y venir, aparecer y desaparecer, como si el escritor hubiese ido adhiriendo personajes a medida que escribía.

No me resultó una trama pensada o con un hilo conductor. Por eso se me hizo aburrida. Sí me pareció buena la idea final de cada personaje que el lector puede delinear, tras leer el 80% del libro. Y sí me resultó muy edificante la pena que me causó la casa a medida que habla como una viejita a quien matan de a poco, que es lo que está sucediendo en la actualidad en nuestras propias narices.

En el año del bicentenario vivimos una provincia casi sin casas del 1810. En el 2011 vivimos el salvajismo de municipios que aumentan los impuestos de manera que los jubilados no puedan pagarlos y se vean en la obligación de vender casas que quizás sean muy antiguas y terminen demolidas y construídas en torres, más redituables. Desde siempre en el país hemos vivido las demoliciones sin importancia de sitios de interés histórico, como la casa más antigua de la ciudad de Buenos Aires.

¿Qué estamos haciendo? Desastres.

Fue por eso que quise terminar el libro. Me aburrió, pero me apenó. No lo recomiendo; se puede generar conciencia de respeto por el patrimonio de otras maneras. Perdón Mujica Lainez, es la humilde opinión de una joven adulta que nunca ha publicado nada. =)

lunes, 25 de abril de 2011

Atonement / Expiación, deseo y pecado (2007)

Atonement, basado en el libro de Ian McEwan que no he tenido el placer de leer, es una película que me ha resultado... "desafortunada", creo, sería la palabra que buscaba. Bueno, no la película en sí. Como filme, la banda sonora me parece muy acertada, pero no podía ser una banda sonora bella o poética al estilo de "Cinema Paradiso" o algo así. También me resulta muy interesante cómo se desarrolla la trama, es decir el desenvolvimiento de las acciones y sus consecuencias, pero más que todo destaco el arte fotográfico: las escenas, cuando involucran un contexto importante, son deslumbrantes en su primera aproximación a dicho contexto. Es lo que más me ha gustado de ésta película a nivel fílmico.

A nivel trama les cuento, guardandome de no arruinarles nada: la historia trata sobre una pareja enamorada, la bella Cecilia Tallis (Keira Knightley), una muchacha extraña y apasionada perteneciente a una adineradísima familia de Inglaterra, y un miembro de la servidumbre de la mansión de los Tallis, Robert (James McAvoy), que ve su vida trocada por culpa de la hermana pequeña de Cecilia, Briony. Briony Tallis es una adolescente con mucha imaginación que explaya escribiendo en su "Corona", pero una serie de eventos la llevan a presuponer que Robbie - Robert - es culpable de un crimen que en realidad no le corresponde, y sin importarle la mentira, lo acusa.

La historia me ha resultado "desafortunada", como lo he dicho. El romance entre la pareja de protagonistas es muy tempestuoso, pero no lograron hacerme derramar ni una sola lágrima. Las actuaciones son excelentes, sobre todo la de Romola Garay como una Briony veinteañera. Las escenas sobre la segunda guerra mundial son espeluznantes.

En fin, no la recomiendo, pero no es una mala película. Un 7.

jueves, 21 de abril de 2011

Más extraño que la ficción/ Stranger than ficcion (2006)


Si sos de los que gustan de pelis "interesantes", ésta película te va a gustar. Si buscás algo poco complejo, calculo que no. En realidad no se trata de una película "compleja", en comparación con "Memento", "El origen", "La naranja mecánica" y tantas otras... Es sencilla de entender, pero me refiero a que no tenés humor simple, no tenés simplemente tragedia, no tenés simplemente suspenso... Es una película, a mi entender, si tuviera que definirla con una palabra, "interesante", quizás un poquitito de culto se diría.

Harold Creek es un hombre solitario que vive su vida manejado por su excelente reloj; como es muy bueno en matemáticas cuenta sus cepilladas, sus pasos, las baldosas, los mosaicos, y su existencia está perfectamente cronometrada - o sea, aburridamente estructurada en el tiempo a través de su reloj.

Pero un día comienza a oír la voz de una mujer que narra su propia vida. Y es que en el país hay una autora británica, Karen Eiffel (una Emma Thompson viciosa y que necesitaría sesiones psicológicas), que efectivamente está tratando de salir de un bloqueo de escritor en su nueva novela sobre un hombrecito, Harold Creek. O sea, por un lado tenemos a la escritora que crea la vida de Harold Creek, y por el otro lado al verdadero Harold Creek, que es un hombre de carne y hueso y que ES ese personaje.

Al principio no entiende por qué esa voz de mujer sabe cómo es su vida ni sabe que se está escribiendo una historia sobre un personaje como él, y que lo que le pase al personaje le pasará a él. Cabe la posibilidad de que su mente no esté funcionando del todo bien, y hasta incluso una psiquiatra le diagnostica esquizofrenia, pero él intuye que en verdad su cerebro está funcionando a la perfección y que no posee trastornos.

En su trabajo de auditor, conoce a la panadera Ana Pascal, por quien se siente atraído, pero claro, nada sucede, es Harold Creek. Sin embargo, su vida se trastoca totalmente cuando oye que la voz
dice que Harold Creek no sabía sobre su muerte inminente. El Harold Creek real no desea morir a pesar de su aburrida vida, y se pone en campaña para buscar gente que lo ayude (Dustin Hoffman) a resolver el enigma y a salvar su propia vida, tanto de la muerte en vida como de la muerte final.

Me ha parecido una película con un muy lindo mensaje, y me entretuvo la trama. Además, como ya he dicho, es "interesante". Bien, la recomiendo sólo en base al primer párrafo de ésta crítica, y le doy un 7.

miércoles, 20 de abril de 2011

Rio (2011)


Hoy fui al cine y vi ésta película, la cual me había interesado de haber visto con anterioridad el avance en una sala.

Rio trata sobre Blu, un Guacamayo Azul fue extraído de su hábitat natural por contrabandistas, y que accidentalmente termina en Minessota cayéndose del camión que lo transportaba. En dicha ciudad una niñita, Linda, lo rescata, y crecen juntos. Tras quince años, Blu es un Guacamayo Azul totalmente domesticado, ama a su dueña y ella a él, están perfectamente habituados el uno al otro como si fueran una pareja que encaja de maravillas. Pero claro, en realidad Blu no es un animal doméstico sino salvaje, de las selvas de Rio de Janeiro, y no sabe volar.

Un día a casa de Linda llega un experto en aves, Julio, que le explica que Blu es el último Guacamayo Azul macho que queda y que para poder perpetuar esa especie le pide a Linda que viaje con su mascota a Brasil para poder aparearlo con el Guacamayo Azul hembra que él tiene en un hábitat artificial. Cuando ellos acceden, Blu conoce el amor en Perla (Jewel en inglés, con la voz de Anne Hathaway), pero se dan muchas dificultades en el camino.

Es una película totalmente recomendable; por más que en la sala había parejas o madres que habían llevado a sus hijitos (más mi hermano y yo, 18 y 20 años ¬¬), me resultó tan divertida que pienso divertiría a personas de cualquier edad. Me he reído muchísimo, y es activa, dinámica, pues no sólo la trama, sino las numerosas apariciones de samba como fondo, impiden que aparezca el aburrimiento.

Me gustó cómo el filme muestra un poquito el clima y la situación en las fabelas. Los niños solitarios que hacen de todo por dinero porque realmente tienen hambre y están solos, las familias apiñadas que viven mal pero aún así se divierten con la música, lo sagrado que es el fútbol (bueno, acá en Argentina pasa lo mismo), y los contrabandistas.

Las imágenes, aún en animación, de la ciudad de Rio, son geniales, y me fascinó toda la banda sonora, a veces, como ya les dije, de samba, otras veces con unos toques de rap para "el villano", en una ocasión más un bossa tranquilo y romántico cantado sobre un tranvía. Precioso!! Y bueno, también "el clima" gracias a Lionel Ritchie, muy pero muy cómico.

Así que, recomendable en un 100%, un 7,5 para mi!!!!

lunes, 18 de abril de 2011

SOBRE CÓMO ESTUDIAR ARQUITECTURA TRASTORNÓ MI VIDA

El estudiar arquitectura me ha introducido a toda una nueva dimensión que antes no conocía, y me ha generado hábitos que no poseía anteriormente al CBC. Sí, de pequeña miraba casas y las evaluaba, pero tan sólo eso. Ahora es distinto:

1) Comúnmente en una fiesta, o en un bar o boliche, observo el espesor de muros si es un edificio notoriamente antiguo, y me fijo la construcción del techo, los cabios y correas, el cielo raso, mientras que algún muchacho está pensando qué preguntarme para seguir la conversación.

2) Todo lo que está torcido tiene que estar derecho. Punto.

3) Caminando por la calle, al hallar un edificio antiguo cerca, no lo identifico como "banco" o "biblioteca". En mi cabeza aparecen pensamientos del estilo " fachada templaria, el frontis está quebrado abajo pero es curvo" o "¿esa columnata es dórica o jónica? La pucha que nunca me puedo acordar cuál orden viene primero...".

4) También caminando por la calle, al quedar maravillada con algún edificio, he expuesto varias veces a que mi corta vida finalice al estilo Gaudí, pisada por algún vehículo mientras alzo la vista al cielo en el medio de la calle como una pelotuda.

5) La arquitectura me introdujo ineludiblemente a la adicción del café. Bueno, quizás todavía no es adicción porque he notado que consumir una jarra entera de puro café para mantenerme despierta destruye mi estómago, por tanto mi abuso es menor, pero me ha presentado el mundo del café y me siento como la gente en la época de los Beatles con el LSD.

6) Odio las mochetas y que las paredes pierdan por instalaciones ineficientes.

7) Los avisos de negocios demasiado sobrecargados me parecen muy grasa. Pienso que con "Carnicería "lo de pepe" en un Times New Roman con negrita y un borde cuadrado basta para avisarle a la gente la clase de productos que se venden.

8) Todavía no encontré el trabajo que estoy buscando, pero ya tengo pensado todo lo que quiero que tenga (y que NO tenga) la casa de mis sueños. Pensé en diseño ecológico y todo.

9) Reconozco edificios en películas y propagandas y al proferir gustosamente de cuál se trata en el ínterin, hincho bastante los quinotos al televidente, puesto que a los otros no les interesa.

10) Cualquier ventanita rara y edificio sesentoso y de hormigón a la vista y ya me pregunto si es un Testa.

11) Dormir seis horas me parece saludable.

12) Lloro con las demoliciones de edificios históricos para construír las pedorras torres, que "hacen ganar más plata al municipio".

Esos son algunos de los puntos básicos. Si recuerdo más los agrego. Carrera nueva, vida nueva
!!

sábado, 16 de abril de 2011

SOBRE LA FE EN UNO MISMO

Escribo éste artículo para humildemente contarles acerca de algo, a mi parecer, imprescindible, que es lo que detalla el título. No está escrita en un tono de aflicción sino que por el contrario, es escrita con felicidad y con la esperanza de que ayude a quien necesitara leerla. Salud, lector!

Pienso que ningún individuo está exento de que le sucedan acontecimientos negativos porque son parte de la vida. Pero la vida, dios, el universo, cualquiera sea su credo o nombre que le pongan, y el tiempo, no nos presentan las situaciones en vano.

No es que algunos tienen un destino de sufrimiento y otros nacieron para ser felices. El destino no existe, y la suerte se la fabrica uno, abriéndose a las oportunidades. Nadie transita un sendero predeterminado, sino que cada uno encuentra sus propias piedras, montañas, hierbajos a arrancar, así como sus propias y hermosas flores, vistas panorámicas y fértiles valles.

Así que descarten de lleno el pesimismo. Los metafísicos creen en que creamos nuestra realidad a través de nuestros pensamientos, y que nuestros pensamientos emiten vibraciones y las vibraciones similares se atraen entre sí. O sea que si vibrás alto atraés positividad, y si vibrás bajo, negatividad.

No sé si esa es la verdad, pero sí es seguro que el pesimismo genera tristes consecuencias en nosotros: nos hacen sentirnos y que nos vean mal, más o menos disimulado según el caso. Y si estás atravesando una situación displacentera, ¿para qué torturarse siendo pesimistas respecto de ella? No hay mal que dure cien años, y con el pesimismo se consiguen tan sólo tres resultados: (oh sorpresa, ninguno bueno)

a) Sufrir en vano hasta que el acontecimiento favorable que esperás llega.

b) Impedirte ver o aprovechar dicho acontecimiento favorable cuando llega.

c) Nunca generarte acontecimiento favorable alguno.

No niego la existencia del dolor, pero tengamos cuidado de no caer en el error de estar optando por el sufrimiento (por miedo, costumbre, culpa u otras diversas razones) y por el facilismo de la auto-compasión.

Sabé que sos vos y el mundo, pero tu mundo ES a través tuyo. Por tanto, nada ni nadie tiene poder sobre vos. Recibís lo que das, y si pensás bien, actuás y estás bien.

En fin, no te crees un destino infeliz. Dado que sos artífice de él, diseñate uno bueno. Si tuvieras todas las herramientas necesarias, ¿fabricarías tu casa erróneamente porque suponés estás destinado a vivir infelizmente, o la harías con amor y a tu gusto? La respuesta sensata se ve fácil, ¿no es cierto? Cuestión de sentido común.

Si alguien muy querido falleció, tene la seguridad de que cada día va a dolerte menos su ausencia pues sos capaz de vivir sin esa persona. Estás preparad@ para ello, podés.

Si alguien lastimó tu corazón no te encierres en el miedo a un futuro infeliz sin amor. Tenete fe en que si buscás el amor que creés merecer, lo vas a encontrar.

Si estás enfermo o enferma, tené fe en tu recuperación. Muchísima gente se ha curado de enfermedades muy serias. Ni siquiera dejes que volteen los diagnósticos. He conocido muchos casos de profesionales que han dictaminado un resultado negativo X y eso nunca ocurrió.

Si no te amás, ni te gusta tu vida, tomate tu tiempo para practicar el quererte tal cual sos, con tus defectos y virtudes, y elegí hacer cosas que sean de tu agrado y elevar tu autoestima y confianza.

No sos poca cosa, sos una vida, así que aprovechate. No generalices ni compares tu sendero con otros, porque cada persona, con sus actos y pensamientos, va haciendo su camino, y sólo importa que llegues adonde querías y seas feliz, no el cómo o el cuando. Sabé lo que querés y andá tras tu estrella. Una actitud de fe y confianza es una excelente herramienta que puede adquirirse.

Me despido para ir a la cama, con cariño a Ud. lector

S.A.C.

10 things I hate about you / 10 cosas que odio de ti (1999)


Cómo se nota que es una película noventosa yanquee: la ropa sencilla y cortita, los cuerpos de las actrices híper flacos, el estilo de música, la estética de las letras y la "onda rebeldía teen"... Tiene todas las características.

Igual, no lo estaba comentando como una elección desafortunada. Simplemente, es de las últimas pelis de los noventa, y para colmo, basada en "La fierecilla domada" de mi admirado William Shakespeare. ¡Genial! Puntos extra.

La película trata sobre dos hermanas cuyo padre está aterrorizado de que salgan al mundo y queden embarazadas o algo por el estilo, y por tanto, les ha impedido desde siempre salir con chicos. Bianca es una joven hermosa y provocativa, más a un nivel naif, que desea salir con chicos y vivir el romance. Kat, su hermana, es una muchacha independiente, rebelde, gustosa de nadar contra la corriente y de ser ella misma. Perfecto, aunque su lado violento le provoca serios problemas: tiene pocos amigos, los muchachos la molestan, le han puesto el mote de "la bruja" e inventado rumores falsos sobre ella... en fin. Kat, por cierto, sigue viviendo su vida, pero dudo que sea feliz o que su forma de ser tan violenta realmente sea natural. Es forzada debido a algo que ustedes averiguarán.

Pronto en la escuela secundaria a la que ambas asisten, Padua (ja!), habrá un baile, y Bianca discute bastante con su padre puesto que quiere asistir, mientras que su hermana detesta la idea. Para aplacarla, el padre impone la condición de que Bianca sólo saldrá cuando Kat lo haga también.

La vida de ambas se troca cuando llega a la secundaria un nuevo muchacho, Cameron, quien de inmediato queda prendado de Bianca y hace todo lo posible por conseguir a alguien que pueda salir con Kat de manera que él consiga a Bianca. Pero ¿quién podría tener las agallas suficientes como para desearlo, y el corazón suficiente como para intentarlo?

Es una historia con mucho humor simple, pero lo que más rescato es la intensa dulzura de Cameron (Joseph Gordon-Levitt parece aquí tener catorce años, pero no importa, me gusta igual) y de Patrick, cada uno a su manera. Heath Ledger es... no puedo encontrar la palabra en castellano para describirlo. Me sale decirles "ASTONISHING" de tan bueno que está (disculpen mi vulgaridad). Cómo el uno enseña a Bianca quién vale en verdad y cómo el otro aprende a abrirse a sí mismo al intentar desentrañar la maraña que es Kat.

Muy buena y divertida, un 8!!

viernes, 15 de abril de 2011

(Breve) compendio para un óptimo viaje en colectivo.

N.d.A. 1º: el siguiente artículo no intenta ofender por medio de la etiquetación errónea, puesto que sus objetivos son a) ofrecer consejos útiles al pasajero y b) causar mínimamente una risa interna en el lector.

N.d.A. 2º: favor de no considerar que la autora de la presente tiene un severo caso de obsesión por los colectivos y temáticas subyacentes. Simplemente, tras cuatro años de realizar al menos dos viajes semanales de alrededor de cuatro horas entre ida y vuelta, tarde o temprano uno siente que quiere escribir algo al respecto .

1) Si le implica el mismo esfuerzo aguardar su transporte en la parada nº 5 que en la nº2, sepa que tiene más probabilidades de encontrar asiento en la nº2.

2) Siempre vaya a la parte trasera. En el 90% de los casos, la visión externa del vehículo que nos hace pensar “¡uy, está hasta las manos!” es una mera ilusión, y siempre habrá un hueco para Ud.

3) Si el viaje es de provincia a capital, o viceversa, es más probable que de la mitad del vehículo hacia delante algún lugar se libere antes de cruzar cualquier puente conector.

4) Nunca acapare el espacio del pasillo con pasajeros inmersos en lecturas, música o un sueño en fase REM. Y si su destino de Ud. es la universidad, tampoco acapare asientos de jóvenes en edad de merecer o con carpetas A3, A4, 35 X 50, tableros o maquetas (si tienen un folio o un rollo con la inscripción “EL POLI”, entra dentro de la categoría). Todos ellos tienen el mismo destino que Ud., la única diferencia radica en que las posaderas de ellos están afortunadamente ubicadas y las de Ud. no.

5) Si usted es mujer: así como hay muchos caballeros que gentilmente le cederán el asiento cuando alguno se libere, hay muchas mujeres entre 50 y 60 años que gustosas se meterían en una pileta de barro con Ud. para luchar por dicho asiento. Intente identificarlas, mayormente por su rostro o maneras, y no lo dude: ALÉJESE DE ELLAS.

6) Ubicación estratégica: por cuestiones de probabilidad, si nos ubicamos en el espacio de pasillo correspondiente a un solo asiento, cuando éste se libere, obtendremos un solo lugar. Por la misma razón, si localizamos un grupo de dos o más personas sentadas, cuando desciendan del transporte, es altamente probable que se consigan como mínimo dos asientos. Es así que la mejor ubicación para aguardar de pie es el ángulo entre un asiento doble y los últimos asientos del colectivo, pues como mínimo se siguen teniendo dos oportunidades y como máximo, unas seis o siete.

7) Si eligió aguardar a que una pareja de tortolitos desocupe sus lugares, su razonamiento es lógico puesto que son dos potenciales asientos, pero le recomiendo que lleve con Ud. un fidedigno equipo de música para una apropiada aislación acústica. Por mucho que lea todos los carteles a través de la ventanilla, los ruidos constantes de succión restarán confort a su viaje.

8) Si usted se guía a rajatabla por las reglas de correcta urbanidad, y tiene sueño o viaja con peso, no se siente en los asientos delanteros. Viajará pendiente para ceder el asiento y terminará con la nariz pegada a la máquina expendedora de boletos.

9) Si su viaje atraviesa sectores que constituyen importantes polos obreros, no espere que un caballero vestido de obrero descienda antes de dicho punto. Por el mismo motivo, si atraviesa un importante centro de oficinas o de trasbordo, note que un caballero de traje o un individuo con maletas no se bajará antes de dichos sitios.

10) Siempre tutee al pasajero. Las personas jóvenes no se ofenderán con Ud. y las de edad avanzada se sentirán halagadas.

11) Si Ud. es el afortunado que posee asiento, sepa que las personas correctas para ceder el asiento son:

- embarazadas (verificar observando en detalle si efectivamente se trata de un embarazo y no de sobrepeso)

- personas con bebés/infantes/niños pequeños

- personas que evidentemente tienen una edad avanzada que lo amerite (señales reconocibles: lentitud al caminar, aspecto del rostro, piel manchada y sumamente transparente en las manos)

- y personas con cargas pesadas que no tienen posibilidad alguna de apoyarlas.

12) Si Ud. está sentado y salvo que sea necesario, no haga amagues de que va a bajarse. Ejemplos: ponerse el abrigo y cerrarlo y ceñirse la bufanda, acomodarse demasiado la mochila/cartera, guardar los auriculares, agarrarse del asiento de adelante: es bastante frustrante para quien espera ocupar su asiento creer que ha tenido un golpe de suerte y finalmente descubrir la cruel realidad.

13) Por favor no grite hablando por celular si no es necesario. Y si quiere escuchar música, use auriculares. Tanto si se trata de Mario Luis como de Mozart, todos tenemos nuestros gustos y es una falta de respeto hacia los demás pasajeros. Incluso si es Ud. el padeciente, puede pedir amablemente al musicalizador desautorizado que emplee auriculares, probablemente acceda. Intente que no cuesta nada.

14) La honestidad es nobleza y la nobleza es una virtud. Es un despropósito simular interés por una persona que no nos importa en realidad, sobre todo cuando se trata un conocido antiguo que tan sólo lo vio a Ud. adelante en la fila y aprovechó la oportunidad. Dígale “voy a leer”, “voy a dormir” o “voy a escuchar música”, o siéntese solo, y listo.

A continuación, y para finalizar, una serie de acciones directas que debería evitar el viajero que desea no quedar en ridículo frente a los restantes pasajeros, como le ha sucedido a la autora del presente artículo:

- Abordar el colectivo con un ágil salto de gacela: puede que pise mal y caiga sonoramente, con posteriores moretones e hinchazones.

- Practique el dormir con la boca cerrada: puede terminar reposando en el ángulo entre la ventana y el asiento boqueando como un pez en su pecera, o derramando baba como si Ud. fuera una fuente de almíbar.

- Controle su aparato respiratorio periódicamente y cuídelo: podría acabar soltando accidentalmente un ronquido fuerte en medio del más profundo sueño, justo al lado de un apuesto joven en edad de merecer, vestido de traje.

- Verifique todas las señales de ancianidad expuestas anteriormente: si un hombre tolera llevar de pie un porta herramientas, las arrugas en su rostro lógicamente son hereditarias o consecuencia de un estrés severo, y no indicadores claros de vejez.

- Evite viajar con, o asegúrese de poner a buen resguardo, objetos delicados: puede que a una persona dormida a su lado se le resbale la mano apoyada en el asiento delantero y caiga sobre su trabajo de Dibujo del CBC, consistente en figuras en arcilla que le llevaron cuatro horas de ardua labor.

- Si Ud. es mujer, no deje de reaccionar si un especímen de sexo masculino se comporta indecorosamente hacia Ud. Si un hombre pasa un brazo por detrás de su asiento y baja la mirada, no está admirando la tela de su remera, sino disfrutando de una espléndida panorámica de su escote, e intentando importunarla.

- Repito nuvamente: aléjese de las damas que parecen desesperadas por un asiento. Puede que cuando Ud. se siente finalmente en el asiento que le corresponde por derecho, una vieja que perfectamente puede viajar parada se le siente encima y nunca pida disculpas siquiera por haberle robado descaradamente.

Asi que, saludos, y Bon Voyage :D

jueves, 14 de abril de 2011

Miss Austen Regrets (2008)




Yy seguimos con la vida de Jane Austen. En realidad había bajado ambas películas y están en el mismo dvd, pero por razones que me sobrepasaban (un terrible cansancio), no pude verlas juntas y hacer un megacine de cuatro horas aproximadamente. De modo que las vi por separado.

Ésta película sí emplea todos actores británicos, ¡perfecto! Olivia Williams interpreta una Jane Austen con mayores tribulaciones internas a sus 40 años. En Becoming Jane, los diez minutos en que vemos a la Jane Austen cuarentona, Anne Hathaway se muestra serena, melancólica, pero con paz.

En cambio Ésta Jane Austen me parece que debe ser más fiel a la escritora. La imagino pensando una y otra vez en el dinero, en el matrimonio, en los valores, en si se arrepiente de no haberse casado, en que si no, me la imagino hablando irónicamente con los hombres y flirteando y tratando de aconsejar a su sobrina. Lo que sí, entiendo que una Jane Austen de hoy día bebería bastante, pero no sé si la escritora bebía con tanto gusto en la vida real. Supongo que nunca lo sabré con exactitud.

El filme no muestra los padecimientos de la escritora durante sus últimos dos años, presumiblemente de la enfermedad de Addison. Solamente insinúa una enfermedad por esa zona del cuerpo, en puntadas de dolor, y luego cómo termina la historia sin mostrar una postración ni un final entierro.

En fin, me ha gustado porque creo que debe ser bastante verídica. Contradice a Becoming Jane en la historia de Tom Lefroy pero bueno, como ya dije anteriormente, su hermana Cassandra destruyó evidencias demasiado "incriminadoras" así que pocas certezas se tienen sobre mi admirada escritora.

La califico con un 7, y la recomiendo sólo a aquellos que les gusta Jane Austen.

miércoles, 13 de abril de 2011

artículo sobre las amistades

Descubrí que soy cursi, gracias a una serie de eventos. No lo había notado antes. Sweety, Corny, cursilonga, llámenle como quieran. Pero así soy.

Me enternece la gente mayor y los bebés/infantes, me gusta trabar conversaciones con las personas, me agrada ayudar a quien lo necesite, me parece esencial guiarnos por nuestros corazones y procurar que haya pureza en ellos. Escribo cosas cursis y me siento muy feliz y a mis anchas en las reuniones familiares o estando con mis abuelos y nonnos, por ejemplo. Compartiendo momentos con quienes me rodean y forman parte de mi historia.

Claro, cursy.

Pero bueno. Quería primordiar en ésta ocasión a mis amistades.
Desde que salí del huevito en que vivía en mi época escolar y empecé la facultad, hace cuatro años ya, pasó muchísima agua debajo del puente. Conocí gente que prefiero no ver, gente que me da gusto encontrarme de vez en cuando pero "hasta ahí llega mi amor", gente que me gustaría ver, gente que veo y no me da gusto, gente que veo y me da muchísimo gusto.

Y es de ellos de quien quería decir una palabras. Cuando estoy con ellos, soy yo misma con total comodidad y amplitud, a veces discutimos porque no estamos de acuerdo en algo, pero se respetan esas diferencias; charlamos ampliamente sobre temáticas variadas, compartimos momentos o penurias y sentimientos que son privados o medianamente privados, pero tratamos de reconfortarnos si son penurias. Bueno, en todas esas situaciones, hay un segundo, o un poquito más, que en mi cabeza aparece sin que yo la busque, la palabra "gracias".

Soy creyente, no fanática, pero realmente agradezco a Dios, la vida, el universo, como gusten, estar compartiendo mi presente con esas personas. No hablo de una situación al estilo de "Fraulein María" cantando y girando en los montes verdes de Austria como una desquiciada, sino de algo de mi vida de lo cual me siento contenta, simplemente.

Me hacen sentir bien, me hacen crecer, aprendo de ellos, quizás ellos aprendan de mi (espero que así sea, es lindo dejar huellas favorables en la gente), nos divertimos, discutimos, opinamos y contamos con el otro.


Así que bueno, era eso. Gracias ;)

Becoming Jane / La joven Jane Austen (2007)

Bueno, para empezar, debo admitir que siento cierto desagrado a que empleen actores y actrices de Estados Unidos que imiten el acento inglés, pero, a pesar de mis reticencias, considero que Anne Hathaway interpretó una buena Jane Austen. Sí, quizás habría preferido una actriz del Reino Unido con su verdadero acento nativo y quizás con un poco menos de belleza, como lo era la verdadera escritora, ya que, si bien la belleza de Anne Hathaway es de alguna forma sencilla, para mi gusto, y sin inclinaciones lésbicas, admito que es bellísima.

Pero bueno. Aquí va mi reseña.

Becoming Jane es una historia basada en ciertas premisas, mitad reales mitad supuestas, acerca de un supuesto romance que la escritora Jane Austen vivió a sus 19, 20 años, con un joven irlandés, Thomas Lefroy. Jane Austen tiene un hermano mayor muy apuesto y una hermana mayor, Cassandra, y a pesar de que el hermano no vive en la casa de los Austen, la familia se encuentra en una posición económica complicada, en la cual deben economizar, trabajar, cultivar y procurarse alimentos por sí mismos. Cassandra ya está comprometida, pero Jane no, y la idea de que Jane contraiga matrimonio constituye un gran alivio para la situación económica de la familia. Su madre prima el dinero por sobre el afecto, considera al afecto una "cosa" agradable pero al dinero como algo indispensable. Jane Austen no, por supuesto, como cabría suponer.

Thomas Lefroy es un joven abogado de su misma edad que tiene una familia empobrecida y muy numerosa en Irlanda, pero que trabaja en Londres bajo la tutela de su tío, de quien depende total y exclusivamente. Por circunstancias del destino, Tom y Jane se conocen, y a partir de allí se desenvuelve la trama de la película.

Confieso que me agrada mucho el señor Wisley, en la misma magnitud en que su tía me desagrada, y que no lo considero un "bobalicón", como Jane misma lo llamó. Confieso que lloré mucho, aunque principalmente la raíz verdadera de los sentimientos que me generó la película se vio engrandecida por motivos personales que empeoraron el caudal.

Básicamente, esa raíz de la que hablo que me causa tristeza es la idea de una escritora que siempre escribe historias en las cuales sus heroínas, tras muchas dificultades, crecen personalmente y terminan casándose satisfactoriamente y por amor, con hombres de gran fortuna o que al menos, pueden procurarles un hogar y comida sin atravesar penurias económicas. Jane Austen no me causa pena, me produce admiración. Me parece una genia, y sobre todo, porque fue ella misma y porque fue fiel a sí misma, y eso es primordial en la vida. No estoy en contra de la soltería, pero desde mi punto de vista, me resulta un poco triste que haya fallecido a los cuarenta y tantos sin nunca tener un compañero de ruta.

En fin. Es una muy linda historia, la califico con un 9 pero, tomo la trama con pinzas, dado que no se sabe demasiado sobre la verdadera historia de Jane Austen y sus amoríos, dado que cuando Jane Austen se hizo famosa, su hermana Cassandra, con quien mantenía una fluída correspondencia, destruyó cualquier carta que dejara demasiado expuesta la privacidad de su hermana.

Sí se sabe en una o un par de cartas que Miss Austen habló de un tal Mr Lefroy, pero con ironía, no obstante no se puede deducir si lo hacía porque le divertía la situación, o porque verdaderamente estaba enamorada de él.

Recomendable!!!!

lunes, 11 de abril de 2011

Adquisición de mi mascota

Creo que hoy estoy muy cursi y quería contar algo, un recuerdo, que me es muy grato evocar y me enternece cuando ocasionalmente lo hago.

Se trata de cómo llego el canino que mi familia tiene ahora en casa.

En diciembre del 2008 había fallecido la primera mascota de la familia, Sasha. Era muy protectora, dulce y celosa de nosotros y mi madre la consiguió porque tanto mi hermanito como yo le temíamos a los perros. Un día a la salida del colegio, ella nos esperaba con Sasha en brazos. Ocho años después, empezó a padecer ataques de epilepsia que requerían un cuidado cada vez más intensivo, más pastillas, que con el paso del tiempo, y a lo largo de dos años, la debilitaron e hicieron engordar. A los diez años murió, y yo lamentablemente no estuve con mi familia en ese momento, ni siquiera cuando la enterraron. Mientras estaba en la facultad, mi madre me había dicho que Sasha estaba bien.

Estuvimos realmente muy dolidos, era la pérdida de un miembrecito de la familia. Pero sabíamos que teníamos que conseguir otra mascota. Así que durante tres sábados fuimos a la puerta del Banco Nación en Lomas, donde Asociaciones Protectoras dejan en exposición mascotas de la calle para ser adoptadas. Mi familia quería un can que tuviera al menos alguna raicita de Ovejero Alemán, y que sea un perro mediano o grande. Durante dos sábados no encontramos nada.

Al tercer sábado, mientras mi padre estacionaba el auto, yo empecé a ir a la puerta del Banco y vi un señor acuclillado que sostenía panza para arriba a una perrita que tenía los colores y características de un ovejero. Su panza hinchada a causa de los parásitos me conmovió. Pregunté por sus padres y efectivamente sí, algo de ovejero tenía. Además llevaba dos meses de vida y tenía un tamaño importante, lo cual indicaba que sería un perro grande, como nosotros buscábamos.

Quería que fuera ella. Fui corriendo a buscar a mi padre y le dije: "¡papá, creo que encontré a alguien que te va a gustar!" Mi padre no da veredictos precipitadamente. Se acuclilló frente al señor, y realizó las preguntas pertinentes mientras acariciaba al can. Lo que yo no esperaba es que alzara la cabeza y me mirara, preguntándome: "¿y, qué decís?" "A mi me gusta", le dije. Después él dictaminó que la llevaríamos. No lo podía creer.

En el viaje la perrita viajó en mi regazo. Estaba gordita por los parásitos y por cachorra sus ojos eran azules y tristes, y se mostraba con mucha desconfianza. Al poco tiempo me empezó a lamer y a tomar confianza, y no pude evitar llorar y casi hacer llorar a mi papá, lo cual habría sido un mérito importante.

Costó acostumbrarnos a ella, sobre todo a mi madre, quien había estado muy apegada a Sasha, la anterior. Pero con el tiempo aprendimos a amarla tal como es. Hinchapelotas, destrozona, mugrienta, bruta, glotona, demasiado guardiana, pero muy cariñosa.

Así que es esa mi memoria. Viví el sacrificar una gatita por cáncer, viví el asistir en ataques de epilepsia a mi perra, viví el cuidar durante dos o tres meses mascotas y luego darlas en adopción cuando uno ya se encariña, y quizás nunca saber nada más sobre ellos.

Pero nunca, nunca, me voy a arrepentir de tener mascotas, por más agujero inllenable que te dejen cuando se van, y que son simplemente marcas en el corazón, y una nueva mascota llega para dejar más marcas hermosas. Estoy segura de que cuando se van, sienten que cumplieron su ciclo y que no quieren que sus dueños se queden con una casa vacía, impecable, silenciosa y fría. Estoy segura de que quieren que tengamos un nuevo compañero que se refriegue contra nosotros o se nos tire encima cuando llegamos a casa, a veces tristes o abatidos, que nos chupe la cara para secarnos las lágrimas, o que se queden junto a la cama cuando estamos enfermos.

Y nunca voy a adoptar un perro de raza. Siempre voy a contribuir a sacarlos de la calle, y pienso que sería muy eficiente que ustedes, los que lean esto, aunque sean poquitos, piensen en ello también.


Gracias por leer mis cursilerías! =)

domingo, 10 de abril de 2011

"Lo que no se nombra" de Gabriela Margall

El libro está ambientado en la primer década del siglo XX, si mal no recuerdo 1906 o 1907, en la ciudad de Buenos Aires, capital de lo que era una Argentina de prosperidad en el campo y sobre todo en la ciudad, una Argentina que de tantas posibilidades de trabajo atraía inmigrantes de todos lados, básicamente de España e Italia, una Argentina cuyas clases ricas eran MUY ricas en contraposición con las clases pobres y se construían palacios, casas en el campo y demás lujos.

Victoria es una muchacha perteneciente a esas familias, los Serment Lezama, y vive en un palacio enorme, que la abruma e intimida. Se trata de un personaje tímido, casi da la idea de "pequeñez" o de encogimiento, idealista, que no vive ni casi habla por sí misma, pues su padre es un padre ausente y su madre, que exige a sus hijos la llamen "madame", le marca todos los pasos que debe dar y la controla insoportablemente.

El doctor Federico Elisalde proviene de una familia pobre que viajó desde Portugal una generación atrás y vivió en un conventillo, por lo cual sabe lo que es la pobreza y la desigualdad y su posición política tiende al socialismo. No obstante su familia ha hecho una pequeña fortuna con la fabricación de calzados para las clases elegantes e intenta hacerse un sitio en la cerrada clase gobernante, enriquecida desde hace muchísimo antes.

Sus orígenes son los mismos, la inmigración, con tan sólo unas cuantas décadas de diferencia. Pero para madame Serment Lezama, eso es una diferencia abismal. Para las demás damas de Buenos AIres, es un entretenimiento de lo más pacato encontrarle una esposa al apuesto doctor Elisalde, y una desesperación para sus hermanas.

Una hermosa historia de amor, en la cual Victoria aprende a vivir por sí misma, a sentir, a separarse de la simbiosis que formaba con su madre y romper el molde convenido. Una bellísima trama en la cual Victoria aprende a escribir su propio destino y Federico a amar.

Personalmente, me ha parecido una novela excelente. Muy bien escrita, y bien detalladas las situaciones. Los personajes están perfilados lo necesario como para delinear en la cabeza del lector un modelo que se ajuste a la idea de la escritora, lo mismo que los contextos materiales, las habitaciones o el parque Tres de Febrero. Por cierto, me encantan el señor Lipinsky y la contrariedad, como así también la hermana de "madame". Me gusta la idea del carnaval y Mar del Plata, me habría gustado formar parte de una familia patricia y participarr de ese ambiente, de estar en el ma y estar con un hombre en un cuarto mientras llueve.

Agradezco a la escritora por haberme deleitado con una historia tan buena. Lo único que tienen de malo los libros es que en algún momento se terminan y cuando uno quiere releerlos, ya sabe cómo terminan.

jueves, 7 de abril de 2011

Love takes wing (2009) / Love finds a home (2009)

Ésta historia etiquetada como western es una buena historia de época.

En el oeste de Estados Unidos, a fines del siglo XIX, es muy curioso que las mujeres sean doctoras. Que ejerzan cualquier profesión por la cual previamente hayan tenido que graduarse en una universidad, mejor dicho. No obstante, llegan a un pueblito de Missouri dos doctoras, Belinda y Annie, aunque Annie sólo se quedará un tiempo antes de seguir su camino e instalarse como doctora en Kansas.

Al principio al pueblo le cuesta adoptarlas como las únicas médicas que pueden ayudarlos. Pero hay una epidemia severa que comenzó en el orfanato del lugar y que ocasionalmente se extiende a algunos de los miembros que viven en el centro. Es así que Belinda y Annie afrontan la tarea de identificar la enfermedad, el método de contagio, y por supuesto, su cura. En el ínterín, también les compete ganarse el derecho de piso y luchar contra el egoísmo y la ignorancia de unos pocos pobladores que creen que la epidemia es un castigo de Dios para los niños del orfanato y que por tanto deben cerrarlo y dejar a los huérfanos en la calle.

Belinda no cree en Dios desde que, aún con sus conocimientos en medicina, fue incapaz de salvar a su esposo de la tuberculosis. No obstante, su experiencia en Missouri, junto con Lee, la ayudarán a creer nuevamente y a sentir de nuevo también.


En la secuela, Love finds a home, Annie regresa de visita a casa de su amiga Belinda en los últimos meses de su embarazo, pues se ha casado y tiene una suegra de lo más temeraria (una grossa la vieja, si se me permite ser vulgar, si bien por momentos es bastante entrometida). Para Belinda ésto representa un desafío, pues ahonda su propia herida de creer que es estéril.


La situación ha creado ciertas tensiones en su matrimonio, sumado a que su hija adoptiva Lillian, parece que ha encontrado un muchacho que la quiere, y su padre adoptivo se comporta bastante como un guardabosques. La suegra de Annie, la mujer temeraria de la que hablé, viene a instalarse también a casa de Belinda, y continuamente entrechocan los conocimientos de la doctora graduada, y la experiencia de treinta años de la comadrona. Ambas tendrán que aprender que la una puede valerse de la otra en situaciones que lo ameriten y que, con fe y paciencia, nuestros deseos pueden hacerse realidad y nuestras frustraciones desaparecer.

Es una linda historia, recomendable ambas, y ambas calificadas por mi con un lindo 8.

lunes, 4 de abril de 2011

The Holiday / El descanso (2006)


Me recomendó una amiga ésta película y hasta dio indicaciones contextuales: día de lluvia o frío, chocolate, camita... Hice eso y adivinen, ¡es una fórmula sorprendentemente buena! ^^

Iris (Kate Winslet) es una mujer enamorada perdidamente de su jefe, pero su amor es no correspondido y, a pesar de que su amor no ha sido correspondido durante tres años y del psicoanálisis iniciado y los valiums que ella nombra, continúa creyendo que su amado es el ser perfecto, aún siendo un don juan que la usa y le histeriquea. Su personalidad es tierna, cándida, cursy.
Por cierto, vive en una casita de campo muuuuy tierna en Surrey.

Amanda (Cameron Díaz) es una mujer exitosa que vive en una mansión típica de los Ángeles, ya que se gana la vida haciendo propagandas de películas, y no puede llorar. Sí señores, se imagina su vida como la propaganda de una película, se siente insatisfecha con sus sucesos, ha terminado una relación en la cual su novio se ha encamado con otra, pero no derrama lágrimas desde los 15 años.

Un día "le agarra el raye" y decide que quiere irse enteramente sola a un lugar tranquilo, para dedicarse tiempo a ella misma, para leer los libros que compra y no lee, para pensar, para vivir tranquila y lejos de los hombres. Encuentra por internet la forma de realizar un intercambio de casas, y ¿adivinen con quien se contacta? Con Iris, atrapada por su linda casita de chocolate en la pradera.

Ambas quedan encantadas pues el pacto sirve a sus respectivas necesidades, y es así que Iris viaja a los Ángeles y Amanda a Surrey.

La película me resultó muy tierna y hermosa, e incluso he extraído enseñanzas. Pero eso se lo dejo a ustedes. Un 9.

St. Ives / Todo por amor (1998)


La película está basada en un libro de Robert L. Stevenson; ahora, qué taaaan fiel le es, no tengo idea, pero intuyo que no mucho.

La historia trata de un capitán húsar francés, St. Ives, quien aparentemente no tiene familia pero le encanta meterse con las esposas de otros hombres ya que es un perfecto seductor.

Pero un día, accidentalmente, cae en manos enemigas, o sea de las casacas rojas (los ingleses), y es metido prisionero. En dichas circunstancias conoce a las señoritas Gilchrist, una mujer madura e intrépida, interpretada por Miranda Richardson, y su sobrina, la bella y naif Flora. Flora queda un poquito prendada de St. Ives, pero luego éste escapa de la cárcel y es así como comienza su historia de amor.

Es una historia predecible, linda, pero sobre todo, sobre todo, rescato que, a pesar de ser un period-drama, tiene mucho humor, con Richard E. Grant, excelente en el papel del Mayor, eclipsado primero por la sobrina y luego por la tía.

La califico con un 7, es una buena peli para ver.