miércoles, 2 de marzo de 2011

Our Mutual Friend (1998)


Otro Period-drama. Y de Charles Dickens, "casualmente".

En una popular página web sobre películas, abierta al público civil (no sólo a críticos de cine), está muy bien valuada. Para mi, sinceramente, no lo amerita.

Ésta versión de 1998 está dividida en cuatro partes, cada una de una hora y cuarto. Honestamente, las dos primeras partes se me hicieron pesadísimas. La trama no me resulta interesante, porque bastante pronto conocemos la intriga en que está inmerso el heredero Harmon. Hacia el final de la mini-serie se suceden diversas revelaciones y desenriedos, pero no me resultaron excitantes. Es más, no entiendo cómo la joven Bella no quiso abandonar a su marido cuando se los develaron.

Los personajes me parecen a destacar aquí. Comprendo a Lizzie Hexam, me parece una muchacha muy sensata al buscar el bien de su hermano enviándolo lejos de su padre, y comprendo, metiéndome en sus zapatos y en la época, que ella no buscara aún así independizarse de su padre. Pero luego no puedo sentir el amor que siente por aquel hombre de quien se enamora.

También pensaba hablar de él; Wraybrun me resulta un hombre sin gracia, sin autoestima, totalmente inútil, e incluso al inicio de su relación con Lizzie Hexam me daba la sensación de que la manipulaba.

Confieso que Bella Wilfer se me hizo inicialmente insoportable, creyendome de antemano que era una especie de Scarlett O´Hara, pero la evolución personal de éste personaje me recuerda al crecimiento y madurez que con las visicitudes alcanzan las heroínas de Jane Austen.

David Morrisey ejecuta a la perfección su papel, puesto que lo odié totalmente y sentí pena por él. Conociéndolo como un maduro coronel Brandon (de "Sentido y sensibilidad"), lo felicito por su flexibilidad actoral.

Mortimer Lightwood me pareció un hombre que podría tanto haber estado en la obra como no estarlo, y para concluír, el hermano de Lizzie me sorprendía por su madurez intelectual cada vez que hablaba, siendo un nativo de una clase social baja y sin instrucción temprana por tanto.

En fin, recién comencé a interesarme un poco más por la historia en las dos últimas partes de la mini serie, no me parece una gran cosa. No me decepcionó pues, por alguna razón, no había albergado grandes expectativas, pero la verdad que sólo la recomendaría para alguien que quiera quedarse dormido sin acudir a métodos artificiales de conciliar el sueño.
:(

Mis respetos a Charles Dickens!

No hay comentarios: