lunes, 21 de febrero de 2011

Las escenas de películas que me gustaría vivir

Son esas escenas que me quitan el aliento, o tocan en simultáneo tantas fibras en mi interior, que no puedo evitar desear vivirlas en carne propia:

1- Orgullo y Prejuicio (2005) la primera de todas, es, SIN LUGAR A DUDAS, sin pensarlo dos veces: me gustaría ser Elizabeth Bennet cuando Mr. Darcy (Mattew MacFayden) camina a su encuentro en la alborada, en la versión del 2005. Por Dios.

2- Lo que el viento se llevó (1939) el sentimiento de Rhett Butler al finalmente darle su merecido a Scarlett O´Hara. Vamos. Por más diosa que fuera Vivien Leigh, por más que finalmente se diera cuenta (¡ERA HORA!) de que amaba a su marido, ese hombre se merecía a alguien mejor. Que se fuera y la dejara fue lo más justo que pudo haber hecho consigo mismo.

3-Gladiador (2000) Máximo, finalmente habiendo vengado a su familia, siendo venerado por la plebe, en mayor alza que el mismo emperador, flotando en las arenas del coliseo y las rosas, viviendo en su imaginación los pastizales de sus tierras, reencontrándose con su esposa e hijito. La gloria.

4-Una mente brillante (2001) De nuevo mi estimadísimo Russel Crowe, diciendo "you´ll se, I AM crazy" (verás, yo estoy loco), y recibiendo el premio nóbel en 1994. La recompensa del esfuerzo.

5-Al otro lado del mundo (2006) Cuando Kitty y el Dr Fane se dan cuenta de la pasión que sienten el uno por el otro, aún a pesar de todo, y tienen ese encuentro hermoso estando medio bebiditos.

6- La bella y la bestia (1991) Bailar en ese salón, sólos con la Bestia, plagado de estrellas, en una noche azul, y poder salir al balcón a disfrutar. Tan sólo la imaginaria de disney puede hacer estructuralmente posibles esos ventanales tan altos con perfiles inexistentes y un voladizo oval de proporciones descomunales ^^

7- El conde de monte cristo (2002) Cuando finalmente Edmundo Dantés consigue su venganza. Pero cuando se da cuenta de que es un plato que se sirve mejor frío, y que mejor que haberse vengado, fue conseguir la paz en su vida.

8- Cumbres Borrascosas (1992) Catherine y Heatcliff besándose en el paraíso, sobre el roquedal de Penniston, después de muertos. Aunque no puedo evitar odiar a Catherine. Todo fue culpa de ella.

9 - Mujercitas (1994). Lluvia, paraguas. "Tengo las manos vacías", dice el profe, porque es más pobre que una rata. Jo entrelaza sus dedos con los de él y le dice "Ya no están vacías".

10- Diario de una pasión (2004). Cuando Noah y Allie son dos jovencitos inexpertos e intentan tener una relación (ejem) sobre el suelo en la casa antigua del pueblo. Finalmente no lo hacen, pero es una escena extraña... admítanlo.

11- En busca del destino (1997). Quisiera que Robbie Williams fuera mi psicólogo, ¡por favor! Y Me gustaría ser Skylar, me la imagino pensando que todo ha terminado, y de pronto, ¡oh!, finalmente ha llegado su amado en una catramina para construir una vida con ella.

12 - Persuasión (1995). La escena en la cual Federico Wenworth escribe una declaración de amor para Ana Elliot en sus mismas narices, y luego le da la carta, y después ella la lee... Yo creo que mi propia ansiedad me habría dado un ataque cardíaco en ese momento.

13-En busca de la felicidad (2006). Cuando a Will Smith le anuncian que al día siguiente podrá comenzar a trabajar como corredor de bolsa. Un tipo ejemplar. Encima, es una historia real.

Bueno, de momento ésto es todo. Si se me ocurren más escenas, las pondré. Los que lean, pueden colaborar con escenas particularmente significativas para ustedes.

No hay comentarios: