lunes, 28 de febrero de 2011

Beauty and the beast / La bella y la bestia (1991)


La bella y la bestia, versión animada de 1991.

Mi amor por las películas de animación de disney de los noventa es enorme: la Sirenita, Aladdin, Mulan, Pocahontas, el Jorobado de Notre Dame. No sé si la Espada en la Piedra es noventosa (en realidad la Sirenita es el del 89, así que tampoco contaría demasiado). Cuando yo era chiquita estaba enamorada de Erik, el muchacho de la sirenita. Ja, ja.

La bella y la bestia la destaco por parecerme una excelente película en todo sentido. Y eso que los musicales no me gustan. Leí el verdadero cuento en el cual se basaron innumerables versiones de ésta historia, escrito por Jeanne-Marie Le Prince de Beaumont, y si bien los valores sobre el amor que plantea me resultan excelentísimos, ésta adaptación de disney se lleva todas mis rosas.

La idea es que Bella tiene una simplona vida en una campiña de Francia, pero siente que ese no es su lugar en el mundo. Bella quiere vivir un gran amor, le apasionan el conocimiento y los libros, es una soñadora y quiere aventuras, mientras que en su pueblo cada día se parece al siguiente, las mujeres lectoras eran cosa rara y las concertaciones matrimoniales hacían del amor una moneda corriente monótona.

El fortachón/matón del pueblo, admirado por todos los hombres, Gastón, está empecinado en "conseguir" a Bella como un trofeo, y más tarde se empecina aún más cuando ella lo rechaza. ¡Cómo, a él, a Gastón, rechazarlo! Su enorme ego lo hace decir: "Bella, ¿qué haces leyendo? ¡El libro no tiene imágenes, qué aburrido! No es bueno que la mujer lea, eso le dará ideas, le hará... ¡pensar!". Es más, Bella replica: "en verdad eres primitivo Gastón", y él, para colmo, responde: "¡oh, muchas gracias, Bella!". No, no. Simplemente genial.

Por cuestiones de pérdida del camino y no-casualidades, el padre despistado de Bella, un inventor que al fin creó un artículo con utilidad, termina preso en el castillo de una horrorosa Bestia, y Bella, cuando va a buscarlo, decide intercambiar las prisiones, y es ella quien se queda a vivir en el castillo.

La Bestia fue convertido en ese animal por una bruja que conoció su verdadero corazón y los defectos que en él habían. Está hace años convertido físicamente en lo que fue internamente, un ser humano cruel, frío, bestial, y todos los que moraban en el castillo también se convirtieron en algo. La Bestia tiene una rosa que durará hasta su cumpleaños número 21, y si logra que una mujer lo ame, y él se enamora de ella, antes de que el último pétalo caiga, todo volverá a la normalidad.

Hay cierta tensión sexual, aunque no lo crean, en el intercambio de cortesías y peleas entre Bella y Bestia. Pero qué belleza luego los lazos que los atan, y cómo ésta película muestra por parte de la Bestia el verdadero amor, el incondicional, el que está dispuesto a dejar libre a la persona amada por sobre todas las cosas, aún a costa de que sin esa persona, nuestra vida se convierta en un sinsentido.

Preciosa, muy recomendable! Cuando tenga hijos los voy a taladrar con ésta película.

1 comentario:

Valeria dijo...

Que lindo Soni! Hace mucho que no recordaba la historia de esta peli y me había olvidado que era muy linda!