sábado, 26 de febrero de 2011

Algunas cosas que me enseñaron mis parientes

Bueno, de situaciones particulares de mi familia no voy a hablar por motivos obvios. Es algo muy personal para detallarlo en internet.

Pero hoy estaba pensando, realmente hay cosas que ellos hicieron o dijeron que me marcaron en serio.

Aunque la gran mayoría de ellos no maneja la computadora, y mucho menos son bloggers... Aquí va mi sincero homenaje.

Mamá: yo, pequeña, unos 8 o 9 años, viendo un period-drama (¡ja!) sobre Tilly Trotter o algo así. La mujer firmaba con su nombre a la hora de que le paguen, y yo le pregunté a mi vieja qué tenía de especial que una persona firmara. Ella me explicó, que en la época en que explotaban a los trabajadores, se aprovechaban de que muchos de ellos no supieran leer ni escribir, y que por eso los patrones se dieron cuenta que esa Tilly Trotter no podía ser engañada. Cuando uno tiene conocimientos, nadie lo puede dominar o usar.

Papá: hombre de gran sentido común y mucha tranquilidad: Nunca tenés que dejar que el miedo o las cosas te dominen. Siempre tenés que estar tranquila. Punto.

Abuelo: en mi adolescencia, en medio de una crisis amorosa, en una reunión familiar, a pesar de que teníamos unas tres personas entre medio a la mesa, me llamó aparte, se sentó junto a mi en una silla y me dijo: "yo quería saber cómo estabas con lo de éste chico". Él me dijo, que sin importar lo que haya sucedido, sin importar las distancias, aunque se tuviera que tragar el orgullo, sin importar absolutamente nada, la persona que será la indicada para mi, logrará estar junto a mi. Punto final.

Tale: ella sabe de éstas cosas. Y me dijo, que sólo el tiempo sabe lo que hay, se sufra o no, uno no escapa del tiempo, así que, ¿para qué sufrir?

Nonna: Avanti. Siempre adelante, no importa qué. Adelante!


Gracias Flia. La verdad es que los quiero.

No hay comentarios: